Entradas

Pymes y COVID-19, hacia una recuperación sostenible

 

Artículo de Belén Merino, publicado originalmente en el Blog de Visión Responsable

Esta crisis sanitaria por la COVID-19 está teniendo un enorme coste en términos de pérdidas de vidas humanas, enfermos y sufrimiento. Esta crisis de salud podría convertirse en una de las más graves desde el punto de vista económico y social. La Organización Internacional de Trabajo (OIT) estima que se podrían destruir 305 millones de empleos en el mundo.

La epidemia es también una crisis de valores pues impacta de lleno en nuestro modo de vida, en cómo nos relacionamos, compramos, nos entretenemos, trabajamos y producimos.

Porque esta crisis ha evidenciado que vivimos en un mundo interconectado y que llevamos un modo de vida insostenible que ha puesto a prueba los límites de nuestro Planeta. Es por ello que se hace indispensable un cambio profundo y acelerado en nuestra forma de producir, consumir y de vivir para evitar el colapso. Es urgente que se acelere la adaptación y transformación de la sociedad y eso implica contar con empresas y organizaciones más sostenibles y resilientes.

En esta transformación es fundamental que todos nos pongamos a la tarea, sociedad civil, gobiernos, y empresas. Dado que las Pymes representan el 99% de las empresas de España y son el motor de la economía(1), acelerar su participación en este desafío es fundamental.

A menudo las pymes han visto la Sostenibilidad como una amenaza, o un problema a largo plazo, en vez de cómo una oportunidad en términos de ventajas competitivas y de desarrollo de nuevos negocios.
Para acelerar este cambio de visión, la Red española del Pacto Mundial ha publicado la guía “Pymes y COVID-19 hacia una recuperación sostenible” (2) que ofrece una ruta para ayudar a estas empresas a luchar contra la pandemia de la COVID-19 y además recuperarse de forma sostenible y resiliente.

Tres Retos clave para las pymes

1. Adaptación: a la nueva situación y ver más allá del momento tan duro que estamos viviendo. La recuperación puede convertirse en una oportunidad para establecer un modelo de negocio más sostenible y resiliente con formas de trabajo flexibles que aumenten la productividad y el compromiso de los colaboradores.
2. Digitalización: ya se venía insistiendo pero esta crisis ha puesto contra las cuerdas a muchos negocios. Las nuevas tecnologías bien aprovechadas son un aliado para el desarrollo sostenible porque evitan los desplazamientos y las horas punta, fomentan la flexibilidad y conciliación laboral e impulsan una gestión más sostenible de la cadena de suministro.
3. Consumidor consciente: esta crisis ha acelerado conductas de los consumidores que ya se venían produciendo de una forma cada vez más creciente. El aumento del comercio electrónico, el comercio de proximidad y el auge del consumidor consciente (3), que introduce en sus decisiones de compra criterios como la ética con la que las marcas producen sus productos, el impacto ambiental o el respeto a los derechos humanos.

La búsqueda de nuevas oportunidades de negocio, la revisión de la cadena de valor y las relaciones con los proveedores, o la incorporación de procesos de economía circular son aspectos que pueden llevar a las Pymes a mejorar sus capacidades y salir fortalecidas de esta crisis.
Las Pymes por su tamaño y dinamismo han demostrado que son capaces de adaptarse rápidamente a nuevos negocios como la producción de mascarillas, mamparas de protección y otro tipo de materiales hoy necesarios para prevenir contagios por COVID-19. E igualmente pueden hacerlo a nuevos desafíos como el Desarrollo sostenible y sumarse a la Agenda 2030.

Los ODS, una agenda de oportunidades para las pymes

Porque los Objetivos de Desarrollo Sostenible son una agenda de oportunidades para las pymes.
En esta guía “Pymes, y COVID-19 hacia una recuperación sostenible”, Pacto Mundial nos recuerda que estamos en el inicio de la década para lograr los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que la ONU lanzó en 2015.  Pacto Mundial propone a las pymes que estos ODS sean como una brújula donde hallar ventajas competitivas y nuevas oportunidades de negocio.

Una encuesta (4) llevada a cabo por CEPYME durante el estado de alarma, advierte que el 15% de las pequeñas y medianas empresas podrían desaparecer por la crisis de la COVID-19. Y el 57,72% se verá afectadas negativamente dentro de un año. muchas de ellas enfrentarán serios problemas para sobrevivir. Está claro que el camino será tortuoso y duro pero una hoja de ruta de Resiliencia y oportunidades para sobrevivir pasa por apuntarnos al Desarrollo Sostenible.

Como dijo el comisionado de Clima y vicepresidente Ejecutivo de la Comisión Europea, Frans Timmermans: “Hemos de movilizar la máxima cantidad de recursos para que la región europea se recupere, evitando errores como invertir en el modelo económico anterior a la crisis. Esta es una oportunidad para crear una región más sostenible y verde.”
El Pacto Verde Europeo y la Agenda 2030 son 2 de los marcos principales para que las pymes se sumen a la economía verde, la digitalización e inversión en su resiliencia. Este es el camino para la recuperación.

 

[1] Representan el 65% del empleo en España y el 50% a nivel mundial. Cifras PYME, 2020. http://www.ipyme.org/es-ES/ApWeb/ EstadisticasPYME/Documents/CifrasPYME-marzo2020.pdf. Banco Mundial (2020) SME Finance. https://www.worldbank. org/en/topic/smefinance

[2] Red Española del Pacto Mundial (2020). Pymes y COVID-19: hacia una recuperación sostenible. https://www.pactomundial.org/2020/06/nueva-guia-pymes-y-covid-19-hacia-una-recuperacion-sostenible/

[3] Forética (2018). La recompensa del optimista https://www.foretica.org/informe_foretica_2018_ciudadania.pdf

21 Gramos (2015, 2018 y 2020). Estudio marcas con valores; El Barómetro de la Confianza de Edelman (2018, 2019, y 2020)

[4] Cepyme (2020). Barómetro PYMe sobre el COVID-19 y la incidencia en las empresas. https://www.cepyme.es/wp-content/uploads/2020/04/CEPYME-LaPYMEhabla_barometro_opinion-1.pdf

Por qué la ética salvará nuestra empresa

En este texto que te llevará 2 minutos leer, reflexiono sobre la importancia de la ética como guía para la toma de decisiones empresariales y la sostenibilidad de las organizaciones. 

Recupero un artículo escrito en 2013, en plena crisis económica en España, y plenamente vigente, porque la ética es la clave, son los pilares, son nuestros valores, es lo que somos, que se refleja en lo que hacemos y cómo lo hacemos.

Belén Merino

A principio de año nos sorprendía la noticia de que el banco británico Barclays, que fue multado en junio de 2012 a pagar 340 millones de euros por distorsionar el líbor (el índice que fija los tipos de interés), anunciaba que el sueldo de los empleados dependerá de su ética[1]. Esta declaración cuando menos choca con la “tradicional creencia” de que “la ética está frontalmente opuesta al éxito empresarial”[2].

El anuncio de Barclays podría parecer a muchos una operación de marketing más, pero en el contexto actual de pérdida de credibilidad y reputación de las empresas y muy especialmente de las entidades financieras, esta decisión podría marcar un antes y un después en la gestión empresarial. Así podríamos caminar a una RSE avanzada como demanda José Miguel Rodríguez Fernández,[3] con un gobierno corporativo global ampliado de toma de decisiones y responsabilidad fiduciaria de sus directivos, entre otras características.

A Barclays su “falta de ética” le costó caro, pero no es el único. A la larga “la integridad, el respeto, el servicio, la excelencia y la responsabilidad” son valores que el consumidor/cliente/usuario tiene en cuenta a la hora de decidir.

Ante unos consumidores sobrecargados de información y de oferta; más concienciados con el cuidado del medio ambiente y con menos poder adquisitivo, muchos guiarán sus decisiones de compra basándose en la confianza, las experiencias positivas y las empresas responsables. En una palabra se fijarán en las empresas con mejor reputación, entendida ésta como “integridad y buen gobierno corporativo.[4] Así pues, la sostenibilidad de las empresas a largo plazo dependerá de su responsabilidad social y su forma de actuar conforme a la búsqueda del bien común para lograr sus objetivos y en palabras de Adela Cortina[5] “para resolver los problemas prácticos de nuestra sociedad”, lo que puede aportar innovación y por tanto creación de valor compartido.

Así que la afirmación de 2003 de Mayordomo[6] sobre “la ética como motor de crecimiento” está plenamente vigente. En este sentido, la ética sería el marco de actuación, el referente de los directivos y empleados para orientar sus actuaciones y lograr el éxito empresarial. Si el ideal de los negocios debe ser satisfacer las demandas de la sociedad[7], sin integridad, transparencia y veracidad no se logará la confianza que se necesita para fidelizar al cliente/consumidor y la empresa fracasará en sus objetivos de vender sus productos/servicios y desaparecerá.

Por ello, las características del comportamiento ético empresarial deben ser la escucha y el diálogo comprometido con los empleados para conseguir varios objetivos: incorporar a los empleados a la toma de decisiones; integrar sus expectativas y conocimientos en la estrategia de la empresa y, por ende, aumentar la probabilidad de que se alcancen los resultados esperados por la empresa (innovación y mejora del clima laboral).

Reconocimiento y compensación adecuada de éxitos a los empleados. La explicitación (por escrito) de un código ético que sea referente para todos los empleados. Trabajo colaborativo y en equipo para innovar y adaptarse a las demandas de la sociedad

El liderazgo ético de los directivos para conseguir una cultura empresarial referente en el mercado (diferenciación=éxito empresarial). Las buenas prácticas comerciales para generar confianza y establecer relaciones estables con los diferentes grupos de interés.

La orientación ética y el sentido común como parte del proceso de toma de decisiones. Y finalmente pero no menos importante, desarrollar la empatía y establecer canales de comunicación interna para informar veraz y oportunamente (transparencia).

 

[1] Cinco días (18-01-2013) . http://www.cincodias.com/articulo/mercados/barclays-comunica-empleados-sueldo-dependera-etica/20130118cdscdsmer_11/

[2] Juan Luis Mayordomo: “La ética como motor de crecimiento de la organización”. Pápeles de Ética, Economía y Dirección, nº8, 2003. Pág. 1

[3] Ekonomiaz, nº 65, 2º cuatrimestre, 2007.

[4] ComunicaRSEweb. “Casi la mitad del respeto o admiración que tenemos por una empresa viene dada de percibirla como responsable” en http://comunicarseweb.com.ar/?page=ampliada&id=9924

[5] Adela Cortina es catedrática de Ética y Filosofía Política de la Universidad de Valencia, miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, y directora de la Fundación ÉTNOR.

[6] Juan Luis Mayordomo: “La ética como motor de crecimiento de la organización”. Pápeles de Ética, Economía y Dirección, nº8, 2003.

[7]  Irene Saavedra Robledo. Página 3, Ética y  Empresa.

Importancia de la visita a México, de Larry Fink, presidente del mayor gestor de fondos de inversión del planeta

I Foro de RSE de Castilla y León

El 10 de enero tendrá lugar el I Foro de RSE de Castilla y León, que reunirá en Valladolid  a organizaciones líderes en RSE y Sostenibilidad, así como agentes sociales y  la Administración para analizar el estado de la RSE en la Comunidad y como parte del Proyecto de Difusión y Desarrollo del Plan de RSE en Castilla y León, liderado por GEPRECON.

La conferencia inaugural estará a cargo de Elena Ruiz, de Forética, organización referencia y pionera en la materia, en la que abordará los retos vinculados a la Sostenibilidad social, ambiental y de buen gobierno, la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, entre otros temas.

Posteriormente tendrán lugar 3 mesas redondas donde empresas ubicadas en Castilla y León en el sector industrial, agroalimentario y servicios expondrán en formato coloquio sus experiencias y retos en este ámbito. En una tercera mesa estarán presente los agentes sociales.

 

AGENDA

La mesa 1, estará dedicada al sector industria y servicios, y en ella participarán Laura de Vega, directora de Desarrollo Sostenible de AQUONA perteneciente al Grupo Suez, dedicada a la gestión del agua; Nieves Pico, responsable de comunicación de ADISSEO España, empresa enfocada a la alimentación animal y la responsable de DIRSE en Castilla y León, María Eugenia García Rincón.  Esta mesa estará moderada por Belén Merino, directora y consultora de CABAL Consulting.

La mesa 2 estará dedicada al sector agroalimentario, uno de los más importantes y característicos de Castilla y León. Vicente Orihuela, de la Bodega CUATRO Rayas;  Ana San Romualdo, de HUERCASAy Alberto Sandonís, de URCACYL, participarán en  el diálogo que estará moderado por Jorge Alonso de VISIÓN Responsable.

En la mesa 3 participarán representantes de los agentes sociales de Castilla y León, y estará moderada por Carlos Escudero, director gerente de la Fundación ANCLAJE. Carmen Álvarez, de CCOO. Evelio Angulo, de UGT y  David Esteban Miguel, de CECALE.

La bienvenida e inauguración del foro correrá a cargo de David Martín Martín, Viceconsejero de Empleo y Diálogo Social de la Consejería de Empleo e Industria y en el cierre participará  María Jesús Caballero Yéboles, directora general de Economía Social y Autónomos de la Consejería de Empleo e Industria, de la Junta de Castilla y León, entidad que coordina este Proyecto de difusión de la RSE.

Si lo deseas puedes asistir de forma gratuita, pero debes inscribirte previamente en este FORMULARIO. ¡PLAZAS LIMITADAS!

¿Qué empresas están obligadas a elaborar un Estado de información NO financiera o Memoria de Sostenibilidad?

Guía de los vagos para salvar el mundo

Luchar contra el cambio climático, acabar con la pobreza extrema, promover sociedades pacíficas y poner fin al hambre parecen retos difíciles de alcanzar. Son solo 4 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) marcados por la ONU y 193 países para construir un mundo mejor.

Sin embargo, hay muchas cosas que cada uno, en nuestro día a día podemos poner en práctica. Actos cotidianos como reducir un par de grados la calefacción de nuestra casa, apagar las luces, disminuir el tiempo que pasamos bajo la ducha o reducir el consumo de plástico son acciones que disminuyen nuestra huella ambiental y el consumo de recursos y facilitan la consecución de la agenda mundial de desarrollo sostenible.  El Cambio empieza por cada uno de nosotros por eso la Organización de las Naciones Unidas ha creado una Guía de los vagos para salvar el mundo que muestra el camino para mejorar nuestro entorno y generar un impacto positivo en nuestro área de influencia.

Los ODS son un camino hacia el desarrollo sostenible en el que la colaboración y participación de todos y cada una de las personas, organizaciones, gobiernos y empresas y la innovación son clave para lograr un futuro para las próximas generaciones.

Acciones que puedo hacer desde el sofá y en mi día a día

  • Reducir el tiempo bajo la ducha.
  • Comer menos carne y pescado. Se destinan más recursos para la obtención de carne que para el crecimiento de las plantas.
  • Congelar los productos frescos y las sobras antes de que se estropeen.
  • Preferir las compras de productos fabricados en el entorno.
  • Comprar productos que estén mínimamente empaquetados.
  • Evitar enjuagar los platos antes de meterlos en lavavajillas.
  • Si puede usar  bicicleta, andar o usar transporte público.
  • En la oficina, ajustar el termostato a un nivel inferior en invierno y superior en verano, no desperdicie recursos solo porque usted no lo paga.
  • Pide que tu empresa sea transparente y tenga un plan de Responsabilidad Social Empresarial. 

Estas son solo algunas ideas que ayudan a reducir el consumo de recursos naturales, protegen el medio ambiente y contribuyen a u mundo mejor. Para conocer el resto de medidas que cada individuo puede realizar consulta la Guía de los vagos para cambiar el mundo.

La Agenda 2030 nos incumbe y beneficia a todos a las generaciones de hoy y las que vendrán mañana. ¡Actúa ya!

El estado de la RSC en México

¿Cuál es el estado de la Responsabilidad Social Empresarial o Corporativa (RSE o RSC) en México? Se podría decir que el escenario actual es dinámico, diverso y con diferentes niveles de progreso.  Así lo constató Cabal Consulting, que estuvo presente en el  XI Encuentro Latinoamericano de Empresas Socialmente Responsables, que tuvo lugar del 14 al 16 de mayo de 2018,  en la Ciudad de México, organizado por el Centro Mexicano para la  Filantropía y convocado por la Alianza por la Responsabilidad Social Empresarial (AliaRSE), donde cada año se dan cita centenares de empresas latinoamericanas que están avanzando en este sentido.

Este año el encuentro giró en torno a los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de la Organización de Naciones Unidas y las sinergias empresariales a través de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) para lograrlos.

A la cita  asistieron más de 1.500 personas de México y otros países de América Latina, además de españolas, y se entregaron los  distintivos ESR (Empresa Socialmente Responsable) a 876 nuevas empresas que han cumplido favorablemente con 160 indicadores en los ámbitos de calidad de vida en la empresa, gestión ética en los negocios, cuidado y preservación del medio ambiente e inversión social en la comunidad, según el Economista.

Como parte del Encuentro, la directora de Cabal consulting, Belén Merino, impartió un taller sobre RSE y periodismo, dirigido a periodistas, para facilitar la divulgación y la comprensión de la RSE a los profesionales de los medios de comunicación. A este taller asistieron más de una veintena de periodistas mexicanos con los que se generó un sustancioso debate sobre el papel de las empresas en la sociedad, el desarrollo sostenible, el modelo económico y las democracias. Asimismo, se analizaron las oportunidades informativas para los medios de comunicación, y para  periodistas, en el ámbito de la RSE y el desarrollo sostenible.

A continuación se reproduce parte de una entrevista realizada por la periodista  Teresa Solano, del periódico El Imparcial de  Sonora (México) a  la directora de Cabal Consulting, Belén Merino, sobre su visión a cerca del estado de la RSE en México.

Desde su perspectiva, ¿cómo describiría el escenario actual en cuanto a la adopción de la responsabilidad social empresarial en México? ¿Qué avances se han logrado?

Se podría decir que el escenario actual es dinámico, diverso y con diferentes niveles de progreso. Cada vez más empresas son conscientes de que sin una RSE avanzada donde la ética, la consideración de todos los grupos de interés de la empresa y la gestión de los impactos sociales y ambientales, va a ser complicado operar y competir, pero tanto en México como en otras partes del mundo, por ejemplo en España de donde provengo, queda aún un largo camino por recorrer.

La visión de la RSE que sigue siendo mayoritaria es la filantrópica o la de poner en marcha programas dispersos de RSE, dirigidos a colectivos vulnerables, o a algún aspecto de interés de los accionistas, en vez de una política integral enfocada a la gestión de los impactos sociales, económicos y ambientales en la operación y a la distribución del valor entre los grupos de interés.

Dentro de este panorama hay que destacar sin duda como avance el Encuentro Latinoamericano de Empresas Socialmente Responsables; es un evento único en América y Europa, donde durante 3 días decenas de empresas de México y de otras partes de Latinoamérica se dan cita para dialogar, aprender e intercambiar prácticas. Esto sin duda es un impulso  y una inspiración para muchos.

Otro síntoma que muestra el avance es el surgimiento de medios de comunicación especializados y no especializados en RSE que se hacen eco de este tema porque han detectado un interés.

Asimismo, es un avance el hecho de que cada vez hay más organizaciones, consultores y asociaciones que promueven la RSE. Dicho lo cual hay un gran campo de oportunidades y retos en esta área y muchas empresas que sin saberlo, ya son socialmente responsables.

Parte de la entrevista publicada en El Imparcial de Sonora (México) a Belén Merino sobre el estado de la RSE en México

Parte de la entrevista publicada en El Imparcial de Sonora (México) a Belén Merino sobre el estado de la RSE en México

Se menciona a ésta como un activo intangible de las empresas, ¿de qué forma le aporta valor a la organización?

Vivimos en una sociedad donde el peso de los intangibles cada vez es mayor. La marca, la reputación, la comunicación y las relaciones con los grupos de interés son aspectos que influyen en las decisiones de los inversores, financiadores y consumidores. La RSE permite influir en estos intangibles aportando confianza y reputación, lo que en tiempos de incertidumbre y desconfianza como los que vivimos, se convierte en un gran activo para las empresas.

La RSE avanzada invita a gestionar la empresa de forma transparente, toma decisiones con ética, escucha a los grupos de interés que son claves para el éxito del negocio: clientes, empleados, comunidad, y medio ambiente, y no solo actúa tomando como referente los intereses de los dueños.

Este modo de administrar y dirigir las empresas disminuye riesgos de operación, genera confianza y lealtad en los clientes que quieren premiar a las buenas empresas. Los empleados más talentosos desean trabajar en empresas responsables y reputadas porque su curriculum se ve impulsado;  los proveedores se muestran más proclives a cooperar, y los bancos prestan en condiciones más ventajosas. Todo ello es fuente de ventajas competitivas

A la vez los consumidores están cada vez más informados y empoderados. A través de su teléfono celular y las redes sociales se pueden organizar campañas de boicot contra una organización que sea descubierta en malas prácticas y que puede hacerla desaparecer.

En el caso de los medios de comunicación, ¿cuál sería el potencial de la RSE para reconectar con el público?

Es bien sabido que los problemas como el cambio climático que acucian a nuestro planeta importan a la sociedad. Hay estudios como Brand Purposes in Divided Times, de BBMG and GlobeScan, que muestran como las cuestiones ambientales, la corrupción, los abusos a los derechos humanos son cuestiones que preocupan seriamente a los mexicanos y a personas de todos los países.

Por otra parte, el 90% de las personas está reclamando que las empresas den la cara y platiquen con el consumidor; 45% no cree en la publicidad y 62% se informa de las empresas en foros ajenos a éstas (esto según la revista Ethic y el informe Marcas con valores). Pues bien, estos foros pueden ser los medios de comunicación donde los consumidores encuentren esta información valiosa que están demandando.

La industria de la moda es de las principales que vienen a la mente al hablar de sustentabilidad, ¿cuáles son los retos en esta materia?

Cierto, y lamentablemente por los hechos que ocurrieron en 2013, en la fábrica Rana Plaza, en Bangladesh, que se desplomó causando 1.134 muertos y 2.000 heridos por las deficiencias del edificio donde trabajaban miles de personas cosiendo para empresas de moda. Y aunque desde entonces ha habido avances como el Acuerdo de Bangladesh sobre Seguridad en la construcción de edificios y de instalaciones contra incendios, queda mucho por hacer en materia de derechos humanos y del impacto medio ambiental.

Sin embargo el gran reto está en los propios consumidores, es decir en todos nosotros, y en nuestras decisiones de compra; debemos exigir más transparencia a las empresas, que informen cómo han elaborado cada producto. Además los consumidores debemos asumir nuestra parte de responsabilidad, y hacernos preguntas, si es viable económicamente una blusa que cuesta 60 pesos si no es a costa de  explotación salarial y un impacto negativo en el medio ambiente.

¿Cuál es el futuro de las empresas que se resistan a involucrarse en esta forma de gestión y hacer negocios?

A corto plazo van a ser menos competitivas porque tanto la normativa como las decisiones de los consumidores ya están penalizando a las empresas menos responsables; a medio plazo  algunas de ellas van a desaparecer. Y las que sobrevivan lo harán con mayores costes.

Las que antes se adapten van a operar con más tranquilidad y serán rentables, porque cuando uno actúa con ética, cuida el medio ambiente y a los trabajadores que son fundamentales para el éxito del negocio, a medio plazo se ahorra, se innova y se está más preparado para hacer frente a un futuro retador. Y parafraseando a Adela Cortina, una gran filosofa española a la que admiro mucho y que es referente en la aplicación de la ética a las organizaciones, “lo inteligente es cooperar y no granjearse enemigos”.

Se habla también de que la RSE no se queda en la oficina: se lleva a casa; en lo personal, ¿cómo vive la RSE usted en su entorno?

Gran pregunta, antes decía que el gran reto está en cada uno de nosotros y en nuestra responsabilidad como consumidores. En mi día a día, me baso en la “regla de las 3 R”: reducir, reutilizar y reciclar. En el ámbito personal separo y reciclo la basura, uso focos ahorradores y led, apago las luces al salir de una habitación, no uso el aire acondicionado, o si el calor es muy fuerte lo pongo a temperaturas mínimas de 24 grados y en invierno, la calefacción está  a una temperatura máxima de 21 grados; reduzco al mínimo el consumo de agua, priorizo el transporte público y camino a la oficina siempre que puedo.

Voy a comprar con mi bolsa de tela y rechazo las bolsas de plástico que me ofrecen; en la compra de alimentos, prevalece la compra de productos locales y de temporada; evito comprar en empresas que son opacas y aprovecho al máximo mi teléfono celular y otros dispositivos electrónicos, evitando reponerlo si aún funciona.

A nivel profesional he fundado Cabal consulting para ayudar a las organizaciones a ser más transparentes, responsables y éticas, especialmente en España y México. En España trabajo con proveedores y socios locales y acá también. Busco contratar a profesionales buenas personas y no sólo técnicos y promuevo la conciencia ambiental entre mis clientes y colaboradores.

Cabal consulting, en alianza con la Universidad ORT México e Ideas sustentables, promueve la RSE en México para fomentar empresas innovadoras, rentables y sostenibles

Estamos en el inicio de una nueva era, el despertar del consumidor consciente. Diferentes estudios mexicanos e internacionales confirman que hasta el 80% de los consumidores está dispuesto a cambiar de marca, si la empresa que lo produce es social y ambientalmente sostenible (Responsable, 2013).

Uno de cada dos consumidores  dice haber decidido su compra con base en elementos de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) (Forética, 2015) mientras que diferentes estudios, como el de la Business School de Harvard (2015), evidencian que las empresas que no sólo buscan el beneficio económico sino que también se enfocan en la reducción de su huella ambiental y el cuidado de la sociedad son hasta dos veces más rentables.

Por ello, en una alianza entre las consultoras mexicana, Ideas sustentables y la española, Cabal consulting, junto a la Universidad ORT México han decidido poner en marcha dos propuestas formativas dirigidas a promover una cultura de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE).

El taller “Construye tu Estrategia de RSE”, tendrá lugar los días 20 y 21 de septiembre, y tiene como objetivos:

  • Adquirir conocimientos específicos para analizar y evaluar la situación de su organización con­forme a criterios de RSE.
  • Aprender a gestionar su empresa con una visión integral de la sustentabilidad.
  • Definir indicadores de sustentabilidad adaptados a su caso.
  • Conocer las diferentes posibilidades de implantar planes de acción de RSE en sus organizacio­nes y proporcionar herramientas para llevarlos a cabo.

Por otra parte, el día 23 de septiembre, de 10.00 a 12.00 horas, una plática sobre reputación corporativa ofrecerá las claves sobre su gestión y cómo prevenir crisis como los que están viviendo empresas mexicanas como  La Costeña y la alemana Volkswagen.

Se conocerán los elementos que conectan RSE y Reputación y las  oportunidades que se abren para las empresas que gestionan su reputación para competir y ganar en la sociedad globalizada e hiperconectada del siglo XXI.

Estos encuentros formativos están diseñados para dar herramientas a las personas y organizaciones que quieren innovar y ser sostenibles. “En un contexto de alta complejidad, incertidumbre, desconfianza y competencia global como el actual, la sostenibilidad de las organizaciones implica ofrecer servicios de calidad y elaboración de productos innovadores y rentables, que se generen siendo respetuosos con el medio ambiente, cuidando a las personas que los hacen posibles y con ética. La RSE permite combinar todos estos elementos por eso es una apuesta ganadora”, añaden los organizadores.

 

Comunicamos las buenas prácticas de gestión en México y España