Sostenibilidad

Actividades básicas para una cadena de suministro responsable

La cadena de suministro es una función estratégica vital que involucra a todas las operaciones que son indispensables para que una mercancía logre llegar al cliente final en las condiciones adecuadas. La cadena de suministro es crucial para el mantenimiento de la operación de una empresa, por ello en este artículo vamos a revisar cuales son las actividades básicas para contar con una cadena de suministro responsable, evitar riesgos y contribuir al ODS 8, Trabajo decente y Crecimiento económico y ODS 13, Acción por el Clima.

La función estratégica de la cadena de suministro no ha evitado que en las últimas décadas se haya puesto en manos de terceros países la responsabilidad del aprovisionamiento y con ello la delegación de esta actividad básica para el éxito de una empresa.

Impacto de las cadenas de suministro globales

Una de las consecuencias de la globalización ha sido la deslocalización de los proveedores que fabrican y suministran los distintos materiales para la producción de un producto. Así hemos visto como las grandes empresas de moda, diseñan sus ropas y accesorios en Europa pero los producen en países de Asia, principalmente. Y esto ha ocurrido prácticamente  en todos los sectores: automoción, telefonía, construcción e incluso alimentación. De esta forma China, y otros países asiáticos, se han convertido en la fábrica del mundo.

Este proceso, motivado por la reducción de costes,  ha tenido consecuencias negativas de diversa índole: pérdida de puestos de trabajo en los países más desarrollados, incremento de la desigualdad, retroceso en los derechos humanos y un enorme impacto ambiental, que finalmente está generando un impacto económico de consecuencias imprevisibles.

Con la pandemia originada por el covid-19 y el frenazo en la producción mundial, se ha hablado mucho de las cadenas de suministro globales y los riesgos asociados a ellas en un contexto vica  (volatil, incierto, complejo y ambiguo) como el actual.

La pandemia motivó la interrupción de la actividad de las principales fábricas del mundo, localizadas en Asia principalmente. Con la llegada de las vacunas, el fin de las restricciones a la movilidad y el reinicio de la actividad económica, se ha producido una alta demanda de materiales que ha generado un “cuello de botella” y la imposibilidad de que las cadenas de suministro globales puedan atender todas las peticiones.

Esta situación, unida a la crisis ambiental, y el aumento de la conciencia social por una producción respetuosa con el medio ambiente y los derechos humanos, está provocando un cambio en el modelo de aprovisionamiento.

Desde distintos ámbitos de la sociedad, son cada vez más las personas que demandan una racionalización en las cadenas de suministro. Por ello es importante que desde la empresas, se tome conciencia de este nuevo contexto y  los diferentes riesgos asociados a la cadena de suministro.

Actividades básicas para una cadena de suministro responsable

Una cadena de suministro es el conjunto de actividades, instalaciones y medios de distribución necesarios para llevar a cabo el proceso de venta de un producto en su totalidad.

Por ello el primer paso para tener una cadena de suministro responsable es realizar un análisis de la misma, identificando cuáles son los proveedores críticos y su posterior evaluación.

Si los proveedores críticos de la empresa son de fuera de Europa o los países más avanzados democráticamente hablando, estás corriendo un grave riesgo tanto por incumplimiento de tiempos para entregar los materiales necesarios para la actividad,  como por los riesgos ambientales, de corrupción y sociales asociados a proveedores ubicados en países con poco desarrollo del estado de derecho y falta de respeto a los derechos humanos.

Por ello aconsejamos realizar 4 actividades básicas para tener una cadena de suministro responsable:

1. Análisis de la cadena de valor:  principales actividades en la operación. Identificación de proveedores críticos por procesos, productos y países (junto con la empresa).

2. Control de riesgos de los proveedores, a través de estrategias de “signalling” y “screening”:

  • Verificación de la identidad.
  • Existencia de códigos de conducta o éticos y política de RSE y sostenibilidad.
  • Búsqueda de información en fuentes públicas o bases de datos: historial de litigios, incluyendo civiles, laborales, mercantiles, penales.
  • Revisar que no aparecen en listas nacionales e internacionales sobre lavado de dinero y/o terrorismo.
  • Conocer si ha tenido sanciones gubernamentales o de incumplimiento de derechos humanos.
  • Revisión de notas adversas en redes sociales y medios (monitorización y escucha activa en internet).

3. Plan de trabajo, elaboración de un plan de acción que incluya:

  • Información a todas las empresas proveedoras de la nueva situación. Se establece un periodo de adaptación y se avisa de que tras dicho periodo, las empresas proveedoras que no se adapten serán reemplazadas.
  • Redacción de política de compras responsable y creación de un manual de compras con los criterios mínimos ASG para que una empresa pueda ser proveedora.
  • Información a los proveedores de la nueva política de la empresa, los nuevos requisitos y procedimientos para ser una empresa proveedora.
  • Formación y sensibilización a los diferentes grupos de interés, con jornadas y talleres sobre los nuevos criterios y  las mejores prácticas.
  • Certificación y auditoría: a medio plazo la empresa puede requerir una auditoría ética, de calidad, social o ambiental, realizada por un tercero independiente; dependiendo del sector se aconseja un certificado u otro.

4. Benchmark: identificación de las mejores prácticas sectoriales para emularlas y seguir mejorando.

Es importante saber que un aprovisionamiento responsable es crítico para la empresa. Y que hay un incremento en la toma de conciencia de la sociedad sobre la importancia de este aspecto. Por ello animamos a todas las empresas a realizar estas actividades básicas para una cadena de suministro responsable y con ello evitar riesgos que impacten en su operación y reputación.

Para más información escribe a: info@cabalconsulting.com 

 

 

 

Pasos para hacer una memoria de sostenibilidad o Estado de Información no financiera (EINF)

A lo largo de este artículo, vamos a detallarte  cuáles son los pasos para hacer una memoria de sostenibilidad  o Estado de Información no financiera (EINF).

La memoria de sostenibilidad o EINF es un  informe donde se exponen los aspectos sociales, ambientales, económicos, éticos y de gobierno de una empresa a lo largo de todo un año.

Existen varios marcos de referencia internacionales para realizarla la memoria de sostenibilidad o EINF siendo los estándares GRI uno de los más importantes a nivel mundial y los más usados en Europa.

Cualquier empresa u organización puede realizar una memoria de sostenibilidad pero hay algunas que además están obligadas por ley a realizarlas. La Ley 11/2018 del 28 de diciembre,  obliga a las empresas de más de 250 empleados a elaborar un EINF.

Pasos para realizar una Memoria de Sostenibilidad

Una memoria de  sostenibilidad requiere informar de los impactos (positivos o negativos) económicos, ambientales y sociales significativos de la organización y que influyan sustancialmente en las valoraciones y decisiones de los grupos de interés.

Hay numerosos temas sobre los que las organizaciones pueden presentar información. Por lo que el primer paso para realizar un informe es realizar un análisis de materialidad, el proceso que permite identificar y priorizar estos temas.

Según GRI el análisis de materialidad es un proceso que permite identificar los temas más relevantes para la empresa y priorizarlos, además de conocer las cuestiones que más preocupan a los grupos de interés y cómo impactan en el modelo de negocio y a la inversa. El análisis de materialidad permite alinear la estrategia de sostenibilidad a la estrategia de negocio y las expectativas de los grupos de interés.

El resultado del proceso es una matriz donde se representan tanto los aspectos que más influyen en las evaluaciones y decisiones de los grupos de interés y la importancia de los impactos económicos, ambientales y sociales para el negocio.

En la elaboración de las memorias de sostenibilidad, la materialidad es el principio que determina qué temas relevantes son suficientemente importantes como para que sea esencial presentar información al respecto. No todos los temas materiales tienen la misma importancia y se espera que el énfasis en los informes refleje su prioridad relativa.

Además de la materialidad, hay otros 3 principios para la elaboración de informes relativos a la definición del contenido:

  1. Inclusión de los grupos de interés
  2. Contexto de sostenibilidad
  3. Exhaustividad
  4. Materialidad

Una vez que hemos determinado los aspectos de los que vamos a informar, es preciso recopilar la información de forma interna, por medio de las personas responsables de cada área de la empresa.

Comunicación, Recursos Humanos, Calidad, Medioambiente, Jurídico y Financiero, son los departamentos  que generalmente disponen de la información que se divulgar en una memoria de sostenibilidad o EINF. Es importante que las personas conozcan la importancia de este proceso y de transmitir información de calidad que pueda ser verificada.

Según GRI, la calidad de la información se define en base a 6 principios:

  1. Precisión
  2. Equilibrio
  3. Claridad
  4. Comparabilidad
  5. Fiabilidad
  6. Puntualidad

Hay que tener en cuenta que los EINF deben ser aprobados por los consejos de Administración por lo que en muchos casos la Gerencia o Dirección general está directamente implicada en el proceso.

Comunicación de la Memoria de Sostenibilidad

Una memoria debe ser accesible a los distintos grupos de interés por lo que es importante poder establecer un relato o story telling que conecte todo el informe y lo haga comprensible.

Por ello es importante contar con un diseño atractivo, comprensible, y accesible para las partes interesadas. Cada vez más empresas, optan por desglosar la información a través de infografías, tablas interactivas e información dinámica en la página web, sin renunciar a un documento final.

El último paso en el proceso para hacer una memoria de sostenibilidad es la Verificación.

En la verificación de la memoria de sostenibilidad, una empresa externa independiente manifiesta que la información es fidedigna y conforme a los Principios de GRI. Cada vez más empresas optar por cerrar el proceso con esta verificación, y de hecho la ley obliga a que los EINF sean verificados.

Hasta aquí de forma resumida todos los pasos para hacer una memoria de sostenibilidad o Estado de Información no Financiera. En Cabal Consulting podemos ayudarte a realizar tu memoria de sostenibilidad o tu EINF conforme a la Ley 11/2018  y comenzar tus primeros pasos en Sostenibilidad. Contacta con nosotros en info@cabalconsulting.com

¿Qué significa el Pacto Verde Europeo?

El Pacto Verde Europeo o Green Deal en inglés, es una hoja de ruta o Plan de trabajo para lograr que la Unión Europea sea climáticamente neutra en 2050, a través de un proceso de transformación de su economía, protegiendo la naturaleza y la salud de los ciudadanos.

Este Pacto Verde es la respuesta de la Unión Europea a su compromiso con los Acuerdos de París para frenar el cambio climático y la degradación del medio ambiente, que suponen una amenaza para el mundo.

El Pacto Verde Europeo  fue presentado el 11 de diciembre de 2019 por la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen  y propone un conjunto de medidas para adaptar las políticas de la Unión Europea en materia de clima, energía, transporte y fiscalidad con el fin de reducir las emisiones netas de efecto invernadero en al menos un 55% desde ahora y hasta 2030, -en comparación con los niveles de 1990- y lograr que la UE sea la primera región del mundo en ser climáticamente neutra en 2050Net zero emissions.

Este Pacto Verde Europeo tiene como objetivo estratégico transformar la Unión Europea en una economía moderna, eficiente en el uso de los recursos y competitiva, garantizando que:

  • Hayan dejado de producirse emisiones netas de gases de efecto invernadero en 2050
  • El crecimiento económico esté disociado del uso de recursos.
  • No haya personas ni lugares que se queden atrás.

 

El Pacto Verde Europeo establece cómo hacer de Europa el primer continente climáticamente neutro en 2050 impulsando la economía, mejorando la salud y la calidad de vida de los ciudadanos, protegiendo la naturaleza y no dejando a nadie atrás

 

Las 7 claves del Plan de Acción

  1. Energía limpia: descarbonización del sistema energético, ya que el 75% del total de emisiones de gases de efecto invernadero de la UE provienen de la producción y utilización de energía en todos los sectores económicos.
  2. Industria sostenible: el sector industrial supone el 25% de todas las emisiones, es pues también necesario transformar el sector y todas las cadenas de valor, lo que supondrá la creación de nuevos puestos de trabajo.
  3. Construcción eficiente y sostenible: uso eficiente de la energía y los recursos en la construcción y renovación de edificios: La construcción, utilización y renovación de edificios exige cantidades considerables de energía y recursos minerales (por ejemplo, arena, grava y cemento). Los edificios representan además el 40 % de la energía consumida.
  4. Movilidad sostenible: El transporte representa el 25% las emisiones de gases de efecto invernadero de la Unión.  El 75% del transporte interior de mercancías que ahora se realiza por carretera debe pasar al ferrocarril y a las vías navegables interiores. Esto requerirá medidas para gestionar mejor y aumentar la capacidad del ferrocarril y las vías navegables interiores. La UE debe intensificar la producción y utilización de combustibles alternativos y sostenibles para transporte.
  5. De la granja a la mesa: lograr un sistema alimentario justo, saludable y respetuoso con el medioambiente. La política agrícola común (PAC) para el período 2021-2027 establece que, al menos, el 40 % del presupuesto global de esa política y, al menos, el 30 % del Fondo Marítimo y de Pesca contribuyan a la acción por el clima. La Estrategia «de la granja a la mesa» también contribuirá a lograr una economía circular. Su objetivo es  reducir el impacto medioambiental del sector de la transformación alimentaria y del sector minorista tomando medidas en materia de transporte, almacenamiento, envasado y residuos alimentarios.
  6. Preservación y restablecimiento de los ecosistemas y la biodiversidad: Todas las políticas de la UE deben contribuir a preservar y recuperar el capital natural de Europa. La Estrategia sobre Biodiversidad también ofrecerá propuestas para hacer más ecológicas las ciudades  e incrementar la biodiversidad en los espacios urbanos y reforzar la cooperación transfronteriza para proteger y recuperar de forma más efectiva las zonas cubiertas por la red Natura 2000. Es clave reforzar y mejorar la superficie forestal de la UE y centrar esfuerzos en la llamada ‘economía azul’ y reconocer el papel esencial de los océanos en el proceso de adaptación al cambio climático.
  7. Contaminación cero: para  conseguir un entorno sin sustancias tóxicas en el aire, agua y suelo, evitando que se genere contaminación e impulsando una gestión de los residuos más exigente.

Fuente: Web oficial de la Unión Europea https://ec.europa.eu/info/strategy/priorities-2019-2024/european-green-deal_es

¿Qué relación tiene al Pacto verde Europeo y el Plan de recuperación del Covid?

El Pacto Verde Europeo es también un paquete de inversión sin precedentes para que los países y la sociedad se recuperen tras los efectos de la pandemia de COVID-19.

Un tercio de los 1,8 billones de euros de inversiones del plan de recuperación Next Generation EU y el presupuesto de siete años de la UE financiarán el Pacto Verde Europeo. En España, los fondos Next Generation EU suponen una inversión de 70.000 millones de euros para el periodo 2021-2023.

Para ello cada país ha tenido que elaborar un Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia alineado al Pacto Verde Europeo, integrando la sostenibilidad en todas las políticas de la UE y teniendo en cuenta el “mandamiento verde” «no ocasionarás daños».

El Plan de Recuperación español incorpora una importante agenda de inversiones y reformas estructurales en torno a 4 ejes transversales y 10 políticas palanca:

  1. Transición ecológica
  2. Transformación digital
  3. Cohesión social y territorial
  4. Igualdad de Género

Este plan tan ambicioso no puede llevarse a cabo sin la colaboración de todas las partes interesadas, y los ciudadanos son parte crucial en ello. Como señala la Comisión Europea en su Comunicación: “Los recientes acontecimientos políticos han puesto de manifiesto que las políticas transformadoras solo funcionan si los ciudadanos participan plenamente en su diseño. Lo que preocupa a los europeos es mantener su puesto de trabajo, poder calentar su hogar y llegar a fin de mes. Las instituciones de la UE tienen que estar a su escucha si desean que el Pacto Verde prospere y genere cambios duraderos. Los ciudadanos son y deben seguir siendo el motor de la transición.”

Si quieres conocer más en detalle el significado del Pacto Verde Europeo, puedes leer la Comunicacion de la Comisión, un Pacto Verde Europeo.

Esperamos que te haya quedado claro  el significado del Pacto Verde Europeo. ¿Está tu empresa preparada para la transformación sostenible? Contacta con nosotros si necesitas ayuda.

 

¿Qué son los 10 Principios del Pacto Mundial y por qué debes firmarlos?

Subvenciones para implantar la Responsabilidad Social Empresarial en las pymes en Castilla y León

La Junta de Castilla y León ha publicado  la ORDEN EYH/1286/2021, de 26 de octubre, por la que se aprueban las bases reguladoras de las subvenciones destinadas a implantar la Responsabilidad Social Empresarial en las pymes de Castilla y León.

La subvención consistirá en una subvención a fondo perdido que se determinará como un porcentaje fijo del 65% a aplicar sobre el coste subvencionable.

Este porcentaje será incrementado en un 5%, si el centro de trabajo está situado en un municipio de menos de 10.000 habitantes, o de 3.000 si dista menos de 30 km de la capital de provincia, siendo el porcentaje de ayuda del 70%; y será incrementado en un 10% si el centro de trabajo está situado en los municipios mineros incluidos en el Anexo a las presentes bases o en las zonas de intervención de los Programas Territoriales de Fomento aprobados por la Consejería competente de la Junta de Castilla y León o en la provincia de Soria, siendo el porcentaje de ayuda del 75%. 

Beneficiarios

 

Serán beneficiarios las pequeñas y medianas empresas (menos de 250 personas y cuyo volumen de negocios anual no supera 50 millones de € o cuyo balance general anual no excede de 43 millones de €, todo ello según las especificaciones incluidas en el Anexo al Reglamento 651/2014 de la Comisión Europea de 17 de junio), que tengan su sede social o, al menos, un centro de trabajo en Castilla y León.

Las herramientas que se consideran subvencionables son: 

  • Sistemas de gestión de la RSE/sostenibilidad: ISO 26000, IQNet SR10, SGE 21 o las normas AA1000 de AccountAbility. 
  • Otros sistemas de gestión: Medio ambiente (14001 / EMAS), seguridad y salud en el trabajo (45001), seguridad para la cadena de suministro (ISO 28000), compliance (19600) o buenas prácticas sociales (SA 8000). 
  • Estándares de reporting: Global Reporting Initiative (GRI), IR (Integrated Reporting) o Pacto Mundial. 
  • Verificación de información no financiera – Ley 11/2018, de 28 de diciembre, por la que se modifica el Código de Comercio, el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio, y la Ley 22/2015, de 20 de julio, de Auditoría de Cuentas, en materia de información no financiera y diversidad. 
  • Herramientas para la implementación de los principios rectores de empresas y derechos humanos (Pacto Mundial) y para la implementación y contribución a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) (Pacto Mundial / AENOR).
  • Certificaciones: Certificación de conciliación de la vida personal, familiar y laboral (EFR), Certificación de organización saludable (AENOR), Sello de Horarios Racionales (ARHOE–Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles) o Sello de la Discapacidad Organizada (Bequal).
  • Huellas: Cuantificación y mitigación de huella de carbono o hídrica.
  • Brechas: Cuantificación y mitigación de brecha salarial o de género. 

Los servicios técnicos se llevarán a cabo por consultores con experiencia acreditada en la materia, entendiendo por tal que, en al menos dos ocasiones en los 2 últimos años, hayan llevado a cabo tareas de consultoría y/o asesoramiento similares al proyecto para el que se solicita subvención. 

Antecedentes

 

El III Acuerdo Marco para la Competitividad e Innovación Industrial de Castilla y León 2014-2020,  incluye el Plan de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) de Castilla y León 2014-2020

Dicho Plan tiene como objetivo promover la generación, difusión e implantación voluntaria de los criterios y prácticas de responsabilidad social en el mayor número de empresas, con el fin de mejorar la comprensión, concienciar y emprender acciones sobre las preocupaciones sociales, medioambientales y éticas en la cultura empresarial, el respeto de los Derechos Humanos, del medio ambiente y la innovación social.

Estos objetivos se concretan con la publicación de las citadas Bases Reguladoras de las subvenciones destinadas a implantar la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) en las Pymes de Castilla y León.

Para cualquier empresa es ya una necesidad poder demostrar a sus grupos de interés de forma tangible y medible, su compromiso real con la responsabilidad social.  Desde CABAL CONSULTING, consultoría especializada en Responsabilidad Social Empresarial y Sostenibilidad,  tenemos la formación y la experiencia en el tema.

CABAL CONSULTING ha participado, entre otros proyectos, en el Plan de Desarrollo y Difusión de la Responsabilidad Social empresarial en  Castilla y León.

Podemos orientarles en la identificación de la/s herramientas de Responsabilidad Social empresarial que se adecúan a la realidad de tu empresa y tu modelo de negocio.

Conclusiones I Foro de Empresas España y México por la Responsabilidad Social y la Sostenibilidad

Reconocimiento del CEMEFI a la directora de CABAL CONSULTING como miembro del Comité técnico de evaluación de mejores prácticas en RSE
La directora general de CABAL CONSULTING, Belén Merino Vázquez, recibió un reconocimiento por sus aportaciones como miembro del Comité Técnico de Evaluación de Mejores Prácticas en Responsabilidad Social Empresarial (RSE) por parte del Centro mexicano para la Filantropía, CEMEFI
El acto tuvo lugar en la casa CEMEFI de la Ciudad de México, el pasado 8 de septiembre y fue presidido por Ricardo Bucio, presidente Ejecutivo del Cemefi; Evodio Sánchez, director de RSE;  Jazmín Rodríguez, oficial de Proyectos en RSE y Alejandro Ruiz, coordinador de Acreditaciones y Servicios en RSE.
El Programa de Mejores prácticas del CEMEFI tiene como objetivo identificar, reconocer y difundir experiencias ejemplares que contribuyen a la sostenibilidad de las organizaciones y a la vez inspirar a otras compañías para que adopten la cultura de la Responsabilidad Social en sus operaciones, atendiendo las necesidades de sus grupos de interés.
Las mejores prácticas se caracterizan porque  sus resultados son innovadores, sostenibles, mensurables, replicables y coherentes con las políticas corporativas.

Las categorías que se evalúan y reconocen:

  • Alianzas intersectoriales o entre empresas
  • Anticorrupción /ética
  • Calidad de vida en la empresa
  • Cuidado y preservación del medio ambiente
  • promoción del consumo responsable
  • Vinculación con la comunidad
  • Voluntariado Corporativo
En total en 2020 se han evaluado 77 prácticas y en 2021,  83, procedentes de 6 países, Ecuador, España, Nicaragua, México, Perú y Uruguay.

Integrantes del Comité de Mejores Prácticas

Los integrantes del Comité de Mejores prácticas revisaron un total de 62 prácticas, a lo largo de los meses de mayo, junio y julio de 2021. Además sesionaron en 12 sesiones de trabajo de forma voluntaria.
Los miembros del comité son profesionales con amplia experiencia en las diferentes dimensiones de la Responsabilidad Social.
  1. Edgar Alvarado Domínguez
  2. Roberto Delgado Gallart
  3. Yolanda Flores Morales
  4. Juan Alberto González Piñón
  5. Mayra Macías Cruz
  6. Eduardo Mendoza Ayala
  7. Yazmín Mendoza Reyes
  8. Belén Merino Vázquez
  9. Angélica Morales Quezada
  10. Linda Cristal Nava López
  11. Alejandro Sosa Reyes
  12. Luis Alain Zúñiga Hernández

Este trabajo voluntario es una muestra del compromiso de CABAL CONSULTING y su directora, Belén Merino Vázquez, por contribuir a un desarrollo sostenible a través del impulso y difusión de la RSE con el objetivo de construir mejores sociedades en España y México.

 

I Foro de Empresas de México y España por la Responsabilidad Social y Sostenibilidad

Mes Europeo de la Diversidad: Foro de Atracción de talento internacional

El futuro de los Informes de Sostenibilidad, RSE o Estados de Información no financiera

El futuro de los Informes de Sostenibilidad o RSE fue analizado en una mesa organizada por Expok, medio de comunicación mexicano especializado en  Responsabilidad Social Empresarial y Sostenibilidad, donde participaron la directora de Cabal Consulting, Belén Merino, Jorge Reyes Iturbide, director del Centro Idearse de la Universidad Anahuac de México y el consultor socio de Cumpetere, Antonio VivesEn la mesa también se analizó el artículo “Los 13 enemigos de la RSE” publicado por Antonio Vives.

Te invitamos a seguir esta mesa de análisis

 

Desde nuestra experiencia en la elaboración de Memorias de Sostenibilidad,   y en la evolución del Reporting a nivel mundial, consideramos que los Reportes o Memorias de Sostenibilidad o RSE no van a desaparecer, pero sí van a evolucionar y transformarse.

“Los informes de Sostenibilidad y RSE son cada vez una actividad más habitual entre las empresas de todo el mundo; de hecho las empresas que reportan a nivel mundial no han parado de crecer, en las últimas dos décadas” según explicó Belén Merino en la Mesa.

Así en el año 2000, eran un 20% las grandes empresas que elaboran los Informes de Sostenibilidad, frente al  80% del año 2019.  De las 500 empresas del índice bursátil S&P 500 de la Bolsa de valores de Nueva York,  actualmente realizan informes el 90% de ellas, frente al 53% de 2012, según un informe de KPMG Survey sobre Reporting (2020). Este mismo estudio, señala que el 77% de las empresas en el grupo N100 (100 empresas más grandes en cada uno de los 52 países más avanzados) y el 84% del grupo G250 (250 empresas más grandes del mundo) usan algunos de los esquemas o estándares de reporte más habituales.

El estándar más utilizado sigue siendo la Global Reporting Initiative, quizá porque este estándar se dirige a todos los grupos de interés.

Los otros estándares más habituales son el Sustainablity Accounting Standards Board, SASB  y el International Integrated Reporting Council, IIRC.

Este incremento del reporting, ocurre en todo el mundo y en todos los sectores. El 90% de las grandes compañías de América del Norte reportan, así como en Europa. En Medio Oriente y África ya hay un 59%, y 84%, en la región de Asia Pacífico. En países como México o Japón, son el 100% de las grandes empresas. En los últimos tres años y debido a la nueva regulación Europea, en España ha aumentado del 87% al 98% en los últimos tres años, y del 73% al 92% en Alemania.

Presión de los reguladores, el mercado y la sociedad civil

El Informe de RSE, Memoria de Sostenibilidad o EINF es un documento que recoge los impactos sociales, ambientales, económicos, lucha contra la corrupción y derechos humanos más relevantes de una empresa.

Realizar  estos Informes de RSE o  Sostenibilidad es una actividad cada vez más regulada. En Europa la Directiva 2014/95 del Parlamento Europeo y del Consejo, sobre Divulgación de Información no financiera y Diversidad obligó a los Estados miembros a desarrollar una legislación nacional en la materia.

Fruto de ello, en España se aprueba la Ley 11/ 2018 de Información no financiera  y Diversidad, que obliga a las empresas de más de 250 empleados a presentar anualmente un Estado de Información no Financiera (EINF), verificados por una  auditora. El EINF  debe ser presentado junto a las Cuentas anuales consolidadas, presentado como punto de orden del día  y ser firmado por todos los administradores de la sociedad obligada a formularlos, que responderán de la veracidad de los mismos. Si faltara la firma de alguno de ellos, se señalará en los documentos en que falte, con expresa mención de la causa.

La Sociedad civil a través de diferentes grupos de presión y el activismo demanda cada vez más información y transparencia a las empresas, en relación a su operación y su impacto social y ambiental. Así que la propia sociedad y los consumidores son otro factor que empuja el desarrollo de estos Informes.

Los Mercados son el tercer elemento que presiona a la elaboración de estos informes. Ante el incremento de la inversión socialmente responsable (ISR), los inversores, analistas, financieras y demás grupos de interés de la cadena de valor de la ISR demandan a las empresas más y mejor información sobre los aspectos Ambientales, Sociales y de Buen gobierno (ASG) .

Transformación de los Informes de RSE

Después de 2 décadas de historia, los Informes de RSE han aumentado pero además están transformándose conforme a los requerimientos actuales y para ser más relevantes y accesibles a los distintos grupos de interés, como señaló Belén Merino en la mesa de análisis de Expok.

La evolución se verá en 4 grandes aspectos

  • En Contenidos: mejora de la calidad y equilibrio de la información, entre los aspectos negativos y positivos. Mayor relevancia de la información sobre Derechos Humanos, Impacto en la biodiversidad y Estrategia de cambio climático.
  • Formatos: más accesibles, y adaptados a las necesidades de información de cada grupo de interés.
  • Alcance: más énfasis en toda la cadena de suministro
  • Indicadores: información relevante, oportuna y equilibrada sobre el Impacto social y Ambiental de la Empresa.  

Bibliografía